La sesión plenaria de la 64ª Reunión Anual de la Comisión Ballenera Internacional que se lleva a cabo en Panamá del 2 al 6 de julio completó su segunda jornada de trabajo con una intensa actividad.

Durante la inauguración, el Canciller de la República, Roberto C., Henríquez, manifestó su apoyo a la organización reconociendo que a través del multilateralismo es posible enfrentar de manera conjunta los grandes retos que tienen los países para conservar nuestros ecosistemas, en este caso los cetáceos, los mamíferos marinos más grandes.

El Canciller Henríquez reiteró el apoyo de Panamá a la moratoria contra la cacería comercial de ballenas y resaltó las ventajas del uso no letal de los cetáceos a través del avistamiento responsable de ballenas que promueve el desarrollo de las comunidades costeras.

El primer punto sustantivo de la agenda de la reunión de Panamá de la CBI, fue retomar la discusión suspendida el año pasado sobre la propuesta del establecimiento del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur.

Panamá, junto con el Grupo de Buenos Aires, reconoció que la creación de nuevos santuarios internacionales refuerza la moratoria y establece una zona importante donde se protegen este recurso y favorece la investigación para conocer mejor el ciclo de vida de los cetáceos.

A pesar de que la votación resultó en 38 votos a favor y 21 en contra, la propuesta no fue aceptada al requerir de una mayoría de tres cuartos. Durante el segundo día de la sesión plenaria se discutieron las propuestas de Dinamarca, Estados Unidos, Rusia y San Vicente y las Granadinas para la renovación de cuotas de cacería aborigen de subsistencia.

Panamá reconoce que la cacería aborigen de subsistencia siempre y cuando cumpla con los requerimientos establecidos por el Comité Científico de la CBI, que se presenten las justificaciones de necesidad real de subsistencia y no sean pretextos para desviar los productos a la comercialización, es la única cacería legítima bajo la Convención.

En este sentido apoyó las solicitudes de Estados Unidos y Rusia quienes cumplen con estos requisitos y que han presentado toda la información a la Comisión. Panamá lamentó que la solicitud de San Vicente y las Granadinas en la cual hay dudas severas sobre su validez no fuese separadas de las dos solicitudes anteriores.

El conjunto de las tres solicitudes fue aprobado por 48 votos a favor y 10 en contra. La solicitud de Dinamarca, en nombre de Groenlandia, será decidida posteriormente, a la cual Panamá no aceptará por la cantidad de dudas que existen sobre la justificación de necesidad de la misma y la comercialización que se realiza producto de esta cacería.

La sesión plenaria de la Comisión escuchó el informe del Comité de Conservación entre lo cual se destacó la presentación que realizó Panamá sobre la iniciativa que adelanta la Autoridad Marítima de Panamá, en consulta con la Autoridad del Canal de Panamá y los navieros y con el apoyo del Instituto Smithsonian de Investigac