Tras consagrar su vida al servicio público y luchar por la democracia del país, el presidente de la República Juan Carlos Varela Rodríguez distinguió al Dr. Ricardo Arias Calderón con la Orden Manuel Amador Guerrero, en Grado de Gran Cruz, la más alta condecoración que confiere el Estado panameño.

“Estoy frente a un ciudadano que es dueño de cualidades morales, intelectuales y virtudes cívicas de carácter excepcional; un pensador y líder político de esos que surgen para señalar nuevos cursos de acción y pensamiento en la historia de las naciones”, expresó el jefe de Estado.

Varela Rodríguez destacó que el Dr. Arias Calderón “se ha entregado con pasión y generosidad a la tarea de construir una sociedad basada en los principios e ideas de democracia y justicia social, con pleno ejercicio de todas las libertades individuales y públicas y de los principios cristianos”.

Trayectoria

Ricardo Arias Calderón  nació en Panamá el 4 de mayo de 1933. Después de concluir la licenciatura de Humanidades en la Universidad de Yale y la Licenciatura de Filosofía en la Universidad de París, obtuvo el grado de Doctor en Filosofía en la Escuela de Altos Estudios Prácticos de La Sorbona.

Académico de profesión como catedrático universitario y conferencista invitado en universidades y otros centros académicos en América Latina, Estados Unidos y Europa; también Decano de Humanidades y Vicepresidente Académico de la Universidad Internacional de Florida.

Su vocación y compromiso como humanista cristiano la ha canalizado en la acción política demócrata cristiana. Ha sido presidente del Partido Demócrata Cristiano de Panamá, presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA), vicepresidente (1989-1995) y presidente (1995-1998 y nuevamente en 1999) de la Internacional Demócrata Cristiana.

Entre 1968 y 1989 se destacó como uno de los principales líderes de la oposición civilista, siendo candidato vicepresidencial de la Alianza Democrática de Oposición Civilista, coalición que ganó las elecciones generales de mayo de 1989. En razón de su lucha por la democracia panameña fue excluido de la Universidad de Panamá, encarcelado varias veces, expulsado del país y en diversas ocasiones se atentó contra su vida.

En el ejercicio de la función pública (1989-1992) fue Primer Vicepresidente de Panamá (1989-1992) y Ministro de Gobierno y Justicia (1989-91). En su calidad de ministro de Gobierno y Justicia asumió la tarea de desmilitarizar la seguridad de Panamá y promover la reforma constitucional que consagró este hecho.

Fue columnista del diario La Prensa. Desde junio de 1994 es columnista dominical del diario El Panamá América. Ha recogido parte de sus escritos en siete libros hasta la fecha: Panamá: ¿Desastre o democracia? (1985), Conciencia crítica (1995), Discusiones democrática (1996), Con libertad, reflexiones de actualidad 1996-1997 (1998), Democracia cristiana entre la identidad y la apertura (19