El Gobierno de la República de Panamá, con respecto al tema de Barro Blanco, reitera su firme compromiso de promover el diálogo y la búsqueda de consenso para mediar acuerdos que beneficien a las partes en conflicto, garantizando los mecanismos de transparencia y responsabilidad, dentro del marco jurídico.

Luego de realizarse una inspección al Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco por parte del Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Obras Públicas (MOP), la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) y la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), las cuatro entidades recomendaron a la Comisión de Alto Nivel del Gobierno realizar trabajos puntuales por motivos seguridad a la vida humana, al medio ambiente y a la estructura de la presa; consistente en:

a) Permitir la estabilización de los taludes en el ‘Estribo Izquierdo’ mediante técnicas de control de erosión y sedimentos previamente discutidas y aprobadas por el Ministerio de Ambiente, con el fin de evitar la afectación del río Tabasará.

b) Controlar la contaminación producto de la corrosión de elementos expuestos, y desalojo de agua mediante bombeo para evitar la contaminación del agua acumulada en la casa de máquinas. Toda amenaza por envases de sustancias que ponen en riesgo las aguas deberán ser retirados del lugar.

No obstante, las razones para la realización de dichos trabajos fueron presentados en la Mesa de Diálogo de Barro Blanco, para conocimiento de todos sus integrantes, incluyendo la Comisión Indígena y Campesina.

Cabe desatacar que por las especificaciones técnicas de los trabajos puntuales aprobados, el Ministerio de Ambiente en el ejercicio de sus facultades legales, en el caso particular de los trabajos para controlar el desalojo de aguas acumuladas en la casa de máquinas, autorizó la movilización necesaria de maquinaria y equipos, incluyendo las turbinas, así como la instalación de las compuertas para prevenir futuras inundaciones en esta área de la obra, y con ello, posibles riesgo a la vida y el ambiente. Esto no significa que se estén realizando en la obra trabajos no autorizados en este contexto por el Ministerio de Ambiente.

El Gobierno de la República de Panamá, reitera su compromiso y disposición para mediar y resolver, de forma conjunta, las incompatibilidades demostradas durante el proceso realizado en la Mesa de Diálogo, con relación al Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco y las comunidades próximas a la obra.

El Gobierno de la República de Panamá coincide plenamente con lo expuesto en el comunicado realizado por la Comisión Indígena y Campesina, del pasado 23 de mayo de 2015, en lo referente a:

1. Garantizar todos los valores culturales, ambientales, económicos y religiosos de la población de la Comarca Ngäbe Bugle y Campesinos.

2. Respetar el resultado de las incompatibilidades demostradas en la Mesa de Diálogo causada por el Proyecto Hidroeléctrico Barro Blanco.

El Gobierno mantiene su disposición de resolver este conflicto mediante el consenso y respeto de las partes, para lo cual, apela al sentido común y al marco jurídico de la República de Panamá, así como al respeto