8822023.JPG
El Ministerio de Relaciones Exteriores, en conjunto con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), realizó este martes el Seminario Taller “Delito de la Trata de Personas y el papel del personal de Relaciones Exteriores”, con el objetivo de definir el rol de los funcionarios del Servicio Exterior panameño, para proteger y asistir a sus connacionales victimas de esta violación de los derechos humanos. Al inaugurar el evento, el Director General de Política Exterior, embajador Alfredo Castillero Hoyos, consideró importante la oportunidad para recordar que los actuales tipos penales se centran en la explotación sexual comercial, y no contemplan otras conductas como la trata con fines de servidumbre doméstica, trabajos forzados y otras formas de explotación. “Este tipo de seminario refuerza el compromiso del Estado panameño con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, y de lucha contra la delincuencia organizada y transnacional”, agregó Castillero Hoyos. Por su parte, la secretaria general del Ministerio de Seguridad, Virna Luque, informó que actualmente una Comisión Técnica trabaja para que la trata de personas se convierta en un tema de Estado que cuente con la participación del Gobierno y la sociedad civil a fin de adoptar las leyes y medidas necesarias para continuar luchando contra este delito internacional. En el seminario participaron, la psicóloga y consultora, Kathia Solís, y el consultor especialista, Luis Fernando Centeno, ambos de la unidad contra la trata y el tráfico ilícito de migrantes de la OIM, entidad intergubernamental creada en 1951, consagrada al principio de que la migración en condiciones humanas y de forma ordenada beneficia a los migrantes y a la sociedad. Los especialistas destacaron acciones por parte de los países como algunas legislaciones internas, la creación de políticas y planes nacionales y la ratificación de la Convención de Palermo y su Protocolo sobre esta materia. Además, explicaron las causas de la trata de personas, entre ellas, la pobreza, ignorancia, situación de violencia intrafamiliar y exclusión social. Durante el seminario se analizaron conceptos que definen la trata de personas, entre ellos el traslado, desplazamiento y desarraigo de la víctima. También la limitación en la autodeterminación, ya que la condición de migrantes excluidos, en condiciones de irregularidad, de riesgo, hace que los empleadores se aprovechen y los sometan a situaciones particulares. Además de la explotación con fines sexuales y prostitución, explotación infantil y juvenil con fines laborales, venta de órganos, matrimonios, entre otros. Participaron en el seminario la Subdirectora General de Asesoría Legal del Ministerio de Seguridad Pública, Viena Vergara; el Director de la Oficina Nacional para la Atención de los Refugiados (ONPAR), Irving Choy; la Jefa de Asesoría Legal del Ministerio de Salud, Nadia Calvo; el Fiscal Primero del Primer Circuito Judicial de Panamá, especializada en delitos contra la libertad e integridad sexual y el tráfico de personas, Marcelino Aguilar; el Fiscal Especializado en Delincuencia Organizada; José Ayú Prado; de la Comisión Nacional para la Prevención de los Delitos de la Explotación Sexual, Elys Vázquez y el Representante para Panamá de la Organización Internacional para las Migraciones, Alberto Brenes, entre otros. Por Cancillería también estuvieron presentes el Director General de Asuntos Jurídicos y Tratados, Vladimir Franco S., la Jefa del Departamento Consular, María Alejandra Martin; el Asesor de la Dirección General de Política Exterior, Víctor Atencio G. y funcionarios de varias Direcciones Generales. 8822023.JPG 8822025.jpg