El Gobierno Nacional, a través de una alianza estratégica entre los Ministerios de Relaciones Exteriores y de Ambiente, trabaja para posicionar a Panamá en materia de cooperación internacional y liderazgo regional como parte del cumplimiento de los compromisos de desarrollo sostenible, adoptando cambios estructurales progresivos para la transformación del modelo económico hacia uno innovador, bajo en carbono y resiliente ante el cambio climático.

Sobre el tema se refirieron el ministro de Mi Ambiente, Milciades Concepción y la vicecanciller Dayra Carrizo, durante la conferencia Desarrollo Ambiental Sostenible, Logros y Avances, organizada por la Academia Diplomática como parte del programa de actualización de los miembros de la Carrera Diplomática y Consular y funcionarios de la cancillería . En ese sentido, la viceministra Carrizo, reiteró que la agenda diplomática panameña incluye la gestión de las embajadas panameñas para estrechar lazos de cooperación entre las naciones, el intercambio de experiencias y buenas prácticas con otros países para continuar avanzando hacia esa transformación.

En ese contexto, se resaltó el trabajo conjunto que realizan ambas instituciones a nivel regional e internacional y en ese marco la ratificación del Convenio de Escazú, siendo Panamá el sexto país en aprobarlo. Este acuerdo multilateral vinculante protege los derechos de acceso a la información, la participación pública y la justicia en ámbitos del uso sostenible de los recursos naturales, la conservación de la biodiversidad, la lucha contra la deforestación y el cambio climático.

Otro avance se registra en la lucha y los esfuerzos para mitigar el Cambio Climático y la capacidad de ser país carbono negativo para lo cual se implementa el Programa Nacional de Restauración Forestal y se ha iniciado el periodo voluntario del Programa Nacional Reduce Tu Huella para la gestión de la huella de carbono e hídrica en el que el país se encuentra entre los 15 países más expuestos a riesgos múltiples, incluyendo climáticos y naturales.

Durante la conferencia, el ministro Concepción enfatizó en el capital natural del país con ecosistemas tropicales de alta diversidad biológica. Más del 40% de la superficie terrestre y marina se encuentra bajo una modalidad de protección, y son importantes sumideros de carbono que le permitirán al país estabilizar sus emisiones y poder contribuir a esa “carbono neutralidad” que persigue el Acuerdo de París. Panamá, cubierto por bosques en un 65.4%, contribuye como sumidero de carbono masivo, fue una de las 45 Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, que cumplió con la actualización y presentación de su Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (CDN1).

Finalmente, los expositores destacaron que a través de Mi Ambiente como ente regente y en lo internacional mediante la gestión diplomática de la cancillería se redoblan esfuerzos en la elaboración de la Estrategia de Desarrollo Económico y Social baja en Carbono, considerada como la hoja de ruta que guiará el desarrollo del país en los próximos 30 años, asegurando una economía verde y resiliente que incluya sus sectores más productivos y