En reconocimiento a sus esfuerzos y contribuciones a la lucha contra el VIH/SIDA, el Centro de Desarrollo Económico y de Liderazgo (CELD)- ente consultivo del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) y la Revista Amazons Watch, otorgaron a la Primera Dama de la República de Panamá, Lorena Castillo de Varela, el “Premio de Liderazgo de Impacto Global”.

El CELD es una organización líder que tiene entre sus objetivos desarrollar y ejecutar estrategias para enfrentar los desafíos de un mundo cambiante.

“Me siento muy honrada de recibir este importante reconocimiento. Lo hago en nombre de todas las personas que en mi país y en el mundo han levantado su voz de manera firme y decidida para enfrentar el VIH, el estigma y la discriminación”, expresó Castillo de Varela al recibir el premio.

La Primera Dama añadió que desde su primer acercamiento a la epidemia del VIH, ha podido ver las repercusiones negativas de prácticas como el estigma, la discriminación, la desigualdad y la injusticia, las cuales la han marcado profundamente. “Esta es la razón que impulsa mi trabajo como defensora y portavoz global del movimiento Cero Discriminación y como Embajadora Especial de ONUSIDA para América Latina”, destacó.

Manifestó que el rechazo y la esperanza son dos palabras que tiene en su mente cada vez que piensa en la situación que viven las mujeres, las niñas y las poblaciones más vulnerables frente al VIH.

Esto, dijo Castillo de Varela, porque pese a que se cuenta con las herramientas para acabar con el SIDA, aún hay personas que sufren a causa de los prejuicios y la exclusión, y mujeres que viven con VIH se enfrentan al estigma y la discriminación en sus comunidades, en el lugar de trabajo, en los centros de atención de la salud y, lo que es peor, en sus propios hogares.

La Primera Dama destacó que lamentablemente los servicios de salud, incluidos los de salud sexual y reproductiva y VIH para las adolescentes y las mujeres, aún no están universalmente disponibles porque se sigue limitando y negando este derecho a quienes requieren tratamiento y atención, por el simple hecho de ser quienes son, por su orientación sexual o su identidad de género.

No obstante, Castillo de Varela expresó que pese a esta realidad a nivel mundial, hay esperanza porque que hay cosas que están cambiando, se está tomando conciencia y acciones decisivas y por ello, ve un futuro lleno de esperanza.

“Estoy convencida que el respeto, la garantía, la defensa y  la promoción de los derechos humanos son condiciones fundamentales y claves para lograr el desarrollo sostenible que todos deseamos”, remarcó.

Rompiendo las barreras

Por ello, destacó la Primera Dama trabaja incansablemente en la misión de romper las barreras del silencio y la complicidad, para llegar a cada rincó