GOBIERNO DE PANAMÁ DECLARA EMERGENCIA NACIONAL.

Panamá, Ciudad.-  El gobierno de Panamá declaró hoy una Emergencia Nacional para atender la situación causada por las lluvias recientes. El Consejo de Gabinete extraordinario celebrado el lunes determinó además convocar a la Asamblea Nacional para solicitar el adelanto de la entrada en vigencia de un Fondo de Ahorro para el uso parcial de recursos destinados a la atención de desastres naturales.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, anunció al final de la reunión que convocará el miércoles al Parlamento a sesiones extraordinarias para discutir la suspensión temporal de los límites financieros de la ley de Responsabilidad Fiscal (2.7 por ciento).

El mandatario dijo que solicitará a la Asamblea adelante la entrada en vigencia de la ley que creo un Fondo de Ahorro de mil 300 millones para ser utilizados de forma parcial para atender crisis económicas o desastres naturales. Con esos recursos, el gobierno atendería la reparación de infraestructura y las necesidades de miles de damnificados.

El Consejo de Gabinete también aprobó contrataciones “mediante procedimiento excepcional” para ejecutar obras y adquirir bienes con el fin de atender la emergencia.

Una comisión integrada por los ministerios de Vivienda, Obras Públicas, Salud y Desarrollo Agropecuario y el Sinaproc elaborarán un inventario de daños para determinar el monto de exceso en el déficit fiscal estimado para este año.

Aunque por la mañana, el presidente anunció que las lluvias han dejado cinco muertos, el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), solo contabiliza tres fallecimientos y la desaparición de dos rescatistas de la Cruz Roja.

Las lluvias, que aún continúan fueron provocadas por un sistema de baja presión detectado desde hace cuatro días, con históricas inundaciones en las provincias de Colón (Caribe) y Panamá (Pacífico).

El Sinaproc contabilizó 23 comunidades afectadas; mil 36 residencias dañadas; 11 comercios afectados y cinco puentes impactados.

LLUVIAS EN PANAMÁ DEJAN MUERTOS Y DESAPARECIDOS.

Panamá, Ciudad.-  Un temporal que azotó el oeste de Panamá y la provincia de Colón dejó al menos tres muertos y afectó a unos cinco mil personas, cuyas viviendas fueron inundadas. Fuerzas especiales de la Policía Nacional y rescatistas de la Defensa Civil se dirigieron el lunes al lugar donde el vehículo de la Cruz Roja cayó en un precipicio el domingo por la noche.

“Todavía no se han encontrado, siguen desaparecidos”, dijo el director del Sistema Nacional de Protección Civil Arturo Alvarado al ingresar a una reunión extraordinaria de concejo de Gabinete en donde se analizaría la situación de emergencia causada por el temporal.

Los socorristas de la Cruz Roja que viajaban la noche del domingo en una camioneta y cayeron a un precipicio al agrietarse repentinamente la carretera por donde transitaban. La vía conecta la capital con la caribeña provincia de Colón.

El Ministerio de Obras Públicas reportó deslizamientos de tierra en tres puntos de la ruta. Un informe del Centro de Operaciones de Emergencia de la Defensa Civil dijo que unas 800 viviendas y varios comercios fueran afectados en las localidades de Chorrera y Capira a unos 60 kilómetros al oeste de la capital y en la provincia de Colón.

Las lluvias constantes hicieron que se desbordara el río Caimito sorprendiendo a los habitantes de varias comunidades rurales del oeste de la capital. El ministro de la presidencia Roberto Henríquez informó que de acuerdo a los informes meteorológicos, el lunes se desvanecía el “frente de lluvia” que golpeó las costas panameñas.

Las autoridades encontraron los cuerpos de un hombre de 70 años y su hijo de 34 quienes murieron tras un deslizamiento de tierra sobre su vivienda en la localidad de Capira. Mientras que un hombre de 48 años murió ahogado en una crecida de la Quebrada Ancha en Colón.

El presidente Ricardo Martinelli convocó el lunes una reunión de gabinete extraordinaria con el fin de agilizar recursos estatales, organizar la