Excelentísimo Señor Sebastián Piñera, Presidente de la República de Chile

Excelentísimos Señores Presidentes de Colombia, México y Perú

Señores Cancilleres de Costa Rica y Canadá

Señoras y Señores Ministros y Embajadores

Señoras y Señores.

Quisiera en primer lugar, en nombre del Excelentísimo Señor Presidente de la República de Panamá, Ricardo Martinelli Berrocal extenderles su cordial y afectuoso saludo, y reconocer el momento histórico que para nuestros países se alcanzará durante esta Cumbre con la firma del Tratado Constitutivo dela Alianza del Pacífico, acuerdo marco con el cual se dará un paso firme hacia la integración regional, ya que consolidará un mercado de más de 215 millones de personas, y que representa más del 35% del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina.

Sin duda, con la firma del Acuerdo Constitutivo de esta Gran Alianza se establecerá, más que un bloque comercial, un nuevo proceso de consolidación regional que crea los medios y herramientas para alcanzar objetivos concretos en el desarrollo económico de nuestros países.

Tal y como ya manifestara el Excelentísimo Señor Presidente a todos ustedes, la República de Panamá está decidida y dispuesta a dar un giro a su estatus como observador, y alcanzar su aspiración de convertirse en miembro pleno de este importante mecanismo de integración, al cual fue invitado como primer observador desde que fue lanzado.

La incorporación de Panamá como miembro pleno a este bloque será beneficiosa, tanto para el Mecanismo en general, como para Panamá en particular. De más está destacar que la presencia de Costa Rica, un país muy cercano y al que nos unen visiones comunes en muchos frentes regionales e internacionales, en este proceso, hace de él una iniciativa aún más interesante.

Por experiencia propia, y con unos índices macroeconómicos envidiables en los últimos años, y unas perspectivas igualmente positivas a futuro, la República de Panamá, es un convencido de que es a través de una economía de libre mercado, sustentada en la libre competencia, en la seguridad jurídica y una estabilidad política y social, que se genera riqueza. Todos estos elementos fundamentales permiten un mayor comercio y una mayor inversión que, a su vez, son generadores de empleo, que contribuyen, sin lugar a dudas, al mejoramiento de la calidad d