“Vuestro país por su privilegiada ubicación, se vuelve un enclave estratégico no sólo para la región, sino para el mundo entero. Puente entre océanos y tierra natural de encuentros, Panamá el país más angosto de todo el continente americano es símbolo de la sustentabilidad que nace de la capacidad de crear vínculos y alianzas. Esta capacidad configura el corazón del pueblo panameño”, ponderó el Papa Francisco ante una audiencia conformada por autoridades nacionales, Cuerpo Diplomático y representantes de la sociedad civil del país reunidos en el Palacio Bolívar, sede de la diplomacia panameña.

Sus palabras se enmarcan en el único acto oficial que tendrá en Panamá en su rol como Jefe de Estado, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). El Pontífice hizo un reconocimiento, además, a la riqueza de los pueblos originarios panameños, destacando que sólo se es capaz de defender el bien común por encima de los intereses de unos pocos o para unos pocos cuando existe la firme decisión de compartir con justicia los propios bienes.

Previamente, el Presidente Juan Carlos Varela acompañado de la Primera Dama Lorena Castillo de Varela, recordó el rol de Panamá como promotor del diálogo, el respeto entre los pueblos, así como su compromiso, tal y como animó el máximo jerarca de la Ciudad Vaticano, a mantenernos como artesanos de la paz con acciones que siempre aporten en la construcción de la casa común.

Tras agradecer la presencia de S