El Presidente Juan Carlos Varela Rodríguez realizó un reconocimiento internacional a los pueblos indígenas de Bayano, según lo dictado por la sentencia del 14 de octubre del año 2014 de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. 

Cumpliendo su compromiso con los pueblos indígenas Kuna y Emberá, el presidente Juan Carlos Varela Rodríguez en nombre del Gobierno de la República de Panamá, entregó una compensación económica por más de 2.5 millones de balboas a los pueblos Kuna de Madugandí y las Comunidades Emberá de Ipetí y Piriati, las cuales fueron afectadas por la construcción de la represa hidroeléctrica de Alto Bayano construida en 1972.

A través del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con fecha del 14 de octubre de 2014, se consideró como parte lesionada ambos pueblos indígenas y se ordenó “pagar las cantidades fijadas en la Sentencia por concepto de indemnizaciones por daños materiales e inmateriales y por el reintegro de costas y gastos”.

“En nombre del Estado panameño, quiero pedir disculpas a todos nuestros hermanos de los pueblos originarios afectados por este caso y formulo votos para que nunca olvidemos lo sucedido y aprendamos como nación de los errores cometidos, para que estos acontecimientos y las malas decisiones que los ocasionaron, no vuelvan a repetirse en la historia de nuestro país”, manifestó el mandatario.

Añadió que el Gobierno de la República de Panamá honrará los compromisos y obligaciones del Estado panameño en materia de Derechos Humanos. “Hoy formalizamos la entrega de cheques a favor de los pueblos Kuna de Madungandí por más de 2 millones de balboas y a las comunidades Emberá de Ipetí y Piriatí por el monto de 560 mil balboas”.

Acompañado en este acto público por la Vicepresidenta y Ministra de Relaciones Exteriores, Isabel de Saint Malo de Alvarado, el Presidente de la República sostuvo que junto con la entrega de estos cheques de compensación, se ratifica el firme compromiso de su Gobierno con el respeto, la defensa y la promoción de los derechos humanos de todos los panameños, la cual es una “condición indispensable para que nuestra democracia crezca y se fortalezca”.

Varela Rodríguez añadió que su administración tiene un compromiso con la nación panameña y uno de los mayores legados durante su gestión será contribuir a la paz, el bienestar y la prosperidad de las futuras generaciones del país.

El Estado panameño ha ido avanzando en el cumplimiento a las reparaciones correspondientes en el tiempo señalado, fiel con su compromiso de defender y promover los derechos humanos.  Además, en un hecho sin precedentes, jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos visitarán Panamá esta semana por invitación del Gobierno de Panamá, para realizar una audiencia de seguimiento al cumplimiento de la mencionada sentencia y un recorrido por las comunidades afectadas.

Tal como lo afirmó el Presidente en Akua Yala, sede del acto público de reconocimiento internaciona