• La alianza organizada entre PNUD, MiAMBIENTE, Cancillería, MUPA, AAUD y MarViva busca hacer un llamado de atención para frenar la contaminación ambiental, desarrollando una buena gestión de los desechos médicos que se ha masificado con la pandemia de la COVID-19.
  • Todos los sectores de la sociedad tenemos que unirnos para derrotar ‘El Otro Virus’ y reducir su impacto humano y económico alrededor del planeta.

CIUDAD DE PANAMÁ. Miércoles 6 de octubre de 2021. – Desde el año 2020, el uso de plásticos aumentó de manera extraordinaria, esto incluye no solo miles de millones de mascarillas, sino también guantes, recipientes de gel alcoholado, desechos médicos y hasta envases de comida para llevar.

Hace tres meses, un informe presentado por Naciones Unidas reveló que la contaminación plástica afecta de manera desproporcionada a personas, grupos y pueblos en situaciones de vulnerabilidad, pone en riesgo sus derechos básicos a la salud y el bienestar y plantea obstáculos sustanciales para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, por ende, la protección del planeta.

Justamente para julio del año pasado, las alertas se encendieron en el tema y se mencionó que no sólo mascarillas y guantes estaban inundando calles, vertederos y océanos durante la pandemia, sino que esto representaba millones de dólares a las economías y una grave amenaza para los ecosistemas. La Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) pidió en su momento la cooperación entre países y el desarrollo de políticas comunes para detener este problema que ya existía, pero que se ha exacerbado con la pandemia.

Hoy, buscando llevar ese mensaje de conciencia a la población, a un año de la producción de la