Con el objetivo hablar sobre el positivo impacto del establecimiento de relaciones diplomáticas con China, la Ministra encargada de Relaciones Exteriores, María Luisa Navarro, acompañada de la Viceministra encargada Nicole Wong participó esta mañana en la Primera Junta Ampliada del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL) 2018 que se celebra en Panamá del 16 al 18 de marzo de 2018.

La Ministra Encargada Navarro disertó sobre las implicaciones del histórico establecimiento de relaciones con China. Al respecto, resaltando el reto que esto implica para un “pequeño, gran país” como Panamá. Expresó satisfacción por los logros alcanzados en tan sólo 9 meses de haber establecido relaciones diplomáticas e indicó que, de la mano del sector privado, confía en que la relación gozará de un pleno éxito en todos los ámbitos. Añadió que con este fin, el Gobierno Nacional, destinará todos sus recursos para alcanzar los objetivos que redunden en beneficio del pueblo panameño en el menor tiempo posible.

Por su parte la Viceministra Encargada, Nicole Wong, como panelista del espacio: “China – América Latina: Vínculos estratégicos y alianzas empresariales”, indicó que Panamá busca consolidarse como como puerta de entrada de China para América Latina y añadió que el establecimiento de un tratado de comercio con esta nación asiática, beneficiará especialmente a los sectores vinculados a la plataforma de servicios  logísticos, la agroindustria y pesca, así como la Inversión Extrajera Directa (IED) sobre todo en lo relacionado a sectores de tecnología e infraestructura.

El embajador de China en Panamá, Wei Qiang, reiteró que para su país, la relación con Panamá representa una ventaja estratégica muy importante por lo que forma parte de sus planes a largo plazo para un mayor acercamiento con la región. “Para que el desarrollo de China sea sostenible en el tiempo, dependerá del desarrollo y prosperidad los países del sur”, indicando que sus relaciones con la región están basadas en el concepto “Ganar-Ganar”.

En el panel, moderado por Julio Giraut, Managing Partner Centro América y Caribe, McKinsey & Co  (Venezuela);  participaron,