Señora Presidenta: Es para mi un honor dirigirme a esta Asamblea en nombre del Excelentísimo Señor Presidente Ricardo Martinelli Berrocal y del Gobierno de la República de Panamá.

Hace 20 años los líderes del mundo se reunieron en esta ciudad para decidir conjuntamente cambiar el mundo. Aprobaron una agenda de trabajo para el siglo XXI que examinaba los paradigmas cruciales del momento para el desarrollo de las naciones y pasó revista a las necesidades económico-sociales de nuestros pueblos, además de la necesidad de conservar y manejar los recursos para alcanzar el desarrollo.

Señora Presidenta: Somos una nueva generación de líderes mundiales que ha venido a rendir cuentas y a reafirmar su compromiso con el desarrollo sostenible.

Panamá coincide plenamente con el Secretario General de esta Cumbre, Sha Zukang, que aquí, en Río, todos debemos alcanzar tres cosas: integración, implementación y coherencia, porque, por definición, el desarrollo sostenible pasa por integrar sus pilares sociales, económico y ambientales con coherencia para que estos tres pilares en vez de confrontarse, se complementen, pues ninguno está por encima de otro y pretender imponer, a nivel nacional e internacional, la agenda de un pilar, a costa de otro, no contribuirá a crear un correcto desarrollo sostenible.

Panamá, como firme creyente en el sistema multilateral, celebra que todas las naciones hayamos concurrido para discutir y acordar objetivos globales que contribuyan y guíen a la comunidad internacional para que, cada pueblo, cada nación, respetando su soberanía y particularidad, contribuyan al bien común del mundo.

Al final, todos aquí debemos generar un compromiso firme con esta causa. La desigualdad social y la pobreza, la destrucción de los ecosistemas, de la fauna y la flora silvestre, y el uso de tecnologías no calificadas como limpias o sostenibles son realidades en nuestros pueblos. Es por estas cosas que necesitamos que este Río+20 reafirme el compromiso que, como humanos, tenemos con la Tierra y eleve el nivel de ambición para lograr ”El Futuro Que Queremos”.

A pesar de los innumerables retos que debemos afrontar a nivel nacional e internacional, Panamá ha venido a Rio con una actitud y un mensaje positivo que nos permite seguir creyendo, por encima de fatalistas que insisten en ver sólo un mundo oscuro dentro y fuera de nuestras fronteras, que con compromiso y determinación, todas las naciones y los pueblos podemos seguir construyendo un mundo mejor.

En ese sentido, consideramos que unos de los pasos más importantes es reforzar el mandato del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, así como el lanzamiento de un nuevo foro político de alto nivel que vele por el progreso del desarrollo sostenible en sus tres pilares, y que siga los planes de trabajo previamente adoptados.

Igualmente, es importante que este foro tenga un